sábado, febrero 23, 2008

antisionismo y antisemitismo

"Pero si hoy día los jóvenes demócratas de izquierda en Alemania llegan al extremo de considerar no sólo su Estado como un producto social más o menos fascista, sino que además, sin los distingos pertinentes, a todos los gobiernos que definen como democracias "formales" -¡entre éstos, sobre todo, al minúsculo Estado de Israel, expuesto a un terrible peligro!-, los tachan de fascistas, imperialistas, colonialistas y obra en consecuencia; entonces, cualquiera que haya sido coetáneo del horror nazi está obligado a intervenir, independientemente de los resultados que se deriven de su intervención. Yo, que he sido y aún soy víctima de los nazis, como preso político y judío, no puedo callar, cuando bajo el estandarte del antisionismo se atreve a salir de su cubil el viejo y miserable antisemitismo. La imnposibilidad e ser judío se torna en obligación de serlo, y, sin duda, der ser un judío que protesta con vehemencia."
(Jean Améry, Más allá de la culpa y la expiación, prólogo a la 2ª edición, de 1977)

3 comentarios:

José Alfonso dijo...

No estoy de acuerdo, creo que se puede ser antisionista sin ser antisemita. El sionismo es una idea imperialista repugnante, es como el imperialismo yanqui. Creo que se puede ser judío de una forma más humana que siendo sionista, y judíos como Baremboim también lo creen. Te animo a leer una discusión que estamos teniendo al respecto, a raíz de los últimos sucesos en Gaza:

Un brote de fascismo judío: http://foro.elaleph.com/viewtopic.php?t=38690

Saludos!

José Sánchez Tortosa dijo...

No es posible, sencillamente.
Ser antisionista implica, se quiera o no, negarle el derecho a tener un Estado a los judíos. Si cualquier otro pueblo puede tenerlo y los judíos no, ¿Cuál sería la razón?
Otra cosa muy distinta es criticar al Estado de Israel, no por existir, sino por lo que haga, lo cual es perfectamente legítimo y aun necesario para la propia supervivencia como democracia de Israel. Precisamente, los nazis identificaban a los judíos por serlo (y ellos decidían quién lo era y quién no), independientemente de lo que hicieran o dijeran pensar.
Además, es falso que Israel sea imperialista. Es una democracia condenada a defenderse con las armas para seguir existiendo, amenazada por teocracias islámicas cuya expansión sí es imperialista, la de la umma o comunidad de creyentes, que, potencialmente, abarca todo el globo.
Un saludo
José Sánchez Tortosa

José Sánchez Tortosa dijo...

No es posible, sencillamente.
Ser antisionista implica, se quiera o no, negarle el derecho a tener un Estado a los judíos. Si cualquier otro pueblo puede tenerlo y los judíos no, ¿Cuál sería la razón?
Otra cosa muy distinta es criticar al Estado de Israel, no por existir, sino por lo que haga, lo cual es perfectamente legítimo y aun necesario para la propia supervivencia como democracia de Israel. Precisamente, los nazis identificaban a los judíos por serlo (y ellos decidían quién lo era y quién no), independientemente de lo que hicieran o dijeran pensar.
Además, es falso que Israel sea imperialista. Es una democracia condenada a defenderse con las armas para seguir existiendo, amenazada por teocracias islámicas cuya expansión sí es imperialista, la de la umma o comunidad de creyentes, que, potencialmente, abarca todo el globo.
Un saludo
José Sánchez Tortosa